ENTREVISTA: MONTOYA

ENTREVISTA: MONTOYA

Montoya nace de la fusión entre Skye Maunsell y Jordi Veciana. Su experiencia en el mundo del interiorismo y del diseño les ha llevado a perseguir una meta: encontrar un espacio donde unir ideas, pasiones, inquietudes y personas. El resultado es un lugar en Poblenou donde se respira diseño, creatividad, inspiración y colaboración, y nos han invitado a conocerles.

En las siguientes líneas Skye, originaria de Inglaterra, nos cuenta qué tal es aterrizar en un ciudad nueva y hacer realidad tus sueños. Nos habla sobre que tan importante es dar con el entorno y el espacio idóneo para conseguirlos. Charlamos sobre qué significa devolverle la vida a un lugar y sobre Poblenou, el barrio que acogió Montoya y que lo está viendo crecer. Si quieres saber más, aquí tienes un trozito de nuestra conversación:

 

 

  • Queremos conoceros, ¿qué es Montoya?

Montoya es un espacio de trabajo comisariado dedicado a un colectivo influyente y creativo y que tiene que ser un nexo en el que desarrollar conexiones y colaboraciones, así como cumplir ambiciones.

  • ¿Cuál diríais que es vuestra esencia, vuestra filosofía…?

Lo que deseamos es crear un hub, un mundo en el que se geste contenido creativo y en el que se construya una plataforma tanto de gente del barrio, como de gente local e internacional. Queremos crear un sentimiento de comunidad en Poblenou bajo una mirada muy abierta al mundo, y esta mezcla es ser la base del proyecto y la conexión que buscamos. Todos los que formamos parte de Montoya somos personas que tenemos ganas e inquietud de aportar y de dar algo a la ciudad y el intercambio cultural es un factor muy interesante, ya que pone sobre la mesa otras formas de ser y de hacer, otras experiencias, que pueden encajar aquí y sumar.

  • ¿Y cuál es el nexo que une a quién forma parte de este proyecto?

Estamos abiertos a todo, así que nuestra máxima es buscar a gente con ambición. Sean del campo que sean, desde la tecnología, hasta el diseño o la escritura, lo interesante es encontrar a personas dispuestas a hacer cosas interesantes. No nos interesa el tipo de trabajo que hagan, lo que más nos atrae es su carácter y su sentimiento y disposición de colaboración.  

  • ¿Cómo surge Montoya?

Teníamos la intención de buscar una manera de juntar personas de distintas industrias y fomentar que entre diferentes universos nacieran colaboraciones y puntos de encuentro. Pensábamos en replantear el concepto de un workspace y de ayudar a la gente a crear sintonías. Pero finalmente, Montoya surge del edificio en sí.

  • ¿Surge de la recuperación del espacio? ¿Cómo fue?

Teníamos muchísimas ideas en mente pero hasta que no tienes un espacio físico es difícil aterrizar y cerrar el concepto, sin saber dónde va a suceder y a existir. Pero una vez lo encontramos, todo surgió fácilmente. Nuestras ideas empezaron a dirigirse entorno del espacio, tomaron forma y se reconstruyeron. Tratamos, sobretodo, de cuidar el lugar y de mantener su valor histórico, en vez de tirarlo todo al suelo y empezar de 0. Nos busca investigar, mimar y conservar la esencia de las cosas así que nuestro objetivo fue añadir el mínimo necesario. Y todo esto, lo antiguo, lo nuevo y el espacio, hoy es Montoya.

  • ¿Cómo se le devuelve vida a un lugar?

Manteniendo su esencia, porque es la vida del edificio. En nuestro caso, el espacio tenía mucho carácter, así que tratamos simplemente de integrar una nueva vida a la ya existente combinando, sobretodo, la modernidad a lo industrial y tradicional. Eso es devolverle la vida a un lugar, ofrecerle, respetando su pasado, un nuevo futuro.

  • La hibridación es uno de vuestros motores. ¿De qué manera vuestra visión internacional influencia vuestro trabajo?

Al principio no fue fácil, ya que es duro integrarse a un lugar, pero con persistente se llega a cualquier parte. Como extranjero, dar con Poblenou es un regalo, pues es un sitio fabuloso para crear una buena base, hay muchas oportunidades y una energía potente. Es una zona interesante siempre y cuando tengas constancia y sobretodo, apertura. Constantemente hay cosas que están pasando, y si te mantienes despierto encuentras la posibilidad de coincidir con personas con tu misma mentalidad. De hecho, el proyecto de Montoya refleja un poco este tema. Jordi y yo nos dimos cuenta de que faltaban interconexiones entre negocios, especialmente en Poblenou, y quisimos perseguir este concepto de unión. Mi visión como extranjera junto con la de Jordi, que es local, han dado como resultado un proyecto con éxito.

  • ¿Así pues, créeis que estáis en el sitio acertado?

Poblenou es una zona muy interesante para combinar ideas nuevas y modernas con la tradición que abandera el barrio. Es una zona indutrial con mucha vida y con edificios que no encuentras en otras partes (naves, fábricas, werhaus…). Es el lugar perfecto donde realizar una integración moderna. El tipo de negocios que coexisten, la energía que se respira, los jóvenes, las mentes creativas y esta mezcla entre lo antinguo y lo contemporáneo lo convierten en un barrio único. Así que sí, Poblenou es sin duda el sitio acertado.

  • ¿Qué lo hace distinto a otros barrios?

Su potencial creativo y artístico. Las sinergías y los proyectos que se llevan a cabo son muy inspiradoras e interesantes y dan mucha personalidad al barrio. Además, hay menos turismo, pues no estás en el centro, y la zona es tranquila. Inspiración y calma son las palabras.

  • Siendo un barrio muy tradicional, periférico y focalizado principalmente en la industria, ¿por qué creéis que se ha convertido, no sólo en el epicentro de la creatividad, sinó también en uno de los barrios más buscados para vivir?

Actualmente Poblenou está cambiando mucho, así que hay interés, foco e inversión de todo tipo. Así pues, a nivel residencial es un lugar muy solicitado. Además, la buena energía, la positividad y el entorno son muy contagiosos y hacen que la gente tenga ganas de vivir el barrio. Es un barrio que todavía no está muy desarrollado así que es un momento muy interesante para venir a vivir aquí.

  • En vuestro caso particular, ¿cómo os recibió el barrio?

Llegamos hace mucho tiempo, y no había nada, así que nos recibió bien pero aún no había demasiado por conectar. Fueron los espacios los que nos atrajeron y nos llevaron aquí. Como diseñadores vimos sus posibilidades y encontramos sitios únicos que en otros barrios no encuentras con tanta facilidad. Aquí hay lugares fabulosos y preciosos, justamente por su dimensión y su estética.  

  • 2 grandes tendencias en vuestro sector: ¿Hacia dónde va el futuro?
  1. La tecnología manda. La inteligencia artificial y la tecnología integrada en los objetos cotidianos, por ejemplo, son cambios que ya están aquí. La sociedad no se da cuenta de lo rápido que todo está pasando, y aunque aún nos cueste imaginar como va a ser nuestro futuro, nuestra forma de funcionar va a cambiar. Esto siginifica pues que, más que una rendencia, es una realidad.
  2. Flexibilidad. Ya no existen los sitio fijos. La manera en la que la gente trabaja, vive, se relaciona ha cambiado. Hoy en día no hay nada estático, las personas quieren moverse, viajar, experimentar, aprender y no sentirse atados.

 

 

Comments are closed.